Trucos para combatir el calor en casa sin gastar en aire acondicionado

2017-07-25

Por mucho que nos guste el verano, lo cierto es que las temperaturas registradas en el interior de la casa llegan a parecernos insoportables. El aire acondicionado se convierte una y otra vez en nuestro mejor aliado, sin darnos cuenta de tal sobre coste hasta que llega la factura. Sin embargo, hay otras medidas para combatir el calor en casa más económicas y sencillas. Unas prácticas que a buen seguro te ayudarán a ahorrar un puñado de euros cuando el termómetro apriete en los próximos meses.

Ventanas, puertas y cortinas

En pocas palabras, se trata de ponérselo difícil al calor. Gestos tan simples como cerrar las ventanas y bajar las persianas y las cortinas durante las horas más calurosas son claves para aumentar la sensación de frescor en el interior de la casa. Por la mañana y por la noche, cuando las temperaturas sean algo más altas, aprovecha para ventilar las habitaciones, dejando las puertas abiertas para que el aire fresco circule y no se acumule el calor.

Los ventiladores ayudan también a crear corrientes de aire, sobre todo por la noche. Si los usas por el día, un truco socorrido (y rudimentario) es poner frente al ventilador una cubitera con hielo y sal gorda para lograr mover el aire frío.

Cubrir las ventanas con estores y cortinas Bandalux de telas para el verano es otra medida para mantener una mejor temperatura en casa. Teniendo en cuenta que los colores claros influyen directamente en la sensación térmica, ayuda decantarse por estas tonalidades tanto en las cortinas como el resto de tejidos, mobiliario, paredes etc… Pero, ¿y si, por ejemplo, tú sofá es oscuro? Un truco de nuestros interioristas y diseñadores en Mallorca: Ponle una sábana clara y verás cómo rápidamente transmite mayor frescor y ligereza (los colores oscuros atrapan el calor).

Toldos para reducir hasta 10 grados

Si la vivienda está orientada al sur o al este, contar con cubiertas como los toldos de Bandalux Mallorca Blinds permite bloquear la acción solar que en estas fechas se recibe durante gran parte del día. De hecho, estos elementos llegan a reducir la temperatura hasta en 10º. Los toldos son ideales para mejorar el aislamiento en terrazas y balcones.

Electrodomésticos: sólo los imprescindibles

No se trata de renunciar a la comodidad que nos ofrecen, pero sí de mantener encendidos únicamente los imprescindibles durante las horas centrales (son una fuente de calor). Así que no dudes en desconectar completamente, por ejemplo, la tele o el ordenador si no estás utilizándolos. Piensa que en stand by continúan emitiendo calor. Por el mismo motivo, cuidado también con las luces. Utiliza las lámparas lo menos posible.

Ropa de cama

¿Sabías que hay quien mete las sábanas protegidas dentro del congelador? Descansar posteriormente sobre ellas aumenta la sensación de frescor y ayuda a conciliar mejor el sueño cuando las temperaturas son muy pesadas. Si duermes con pijama, mejor que sea de algodón, ya que es el tejido que mejor transpira.

Las duchas mejor templadas

La ducha templada deja una sensación de frescor durante más tiempo que la ducha fría. Ésta última hace que nuestro cuerpo reaccione generando energía y con ello calor.

Adiós a las cenas copiosas y alimentos calientes

Tiempo de ensaladas, cremas, frutas, gazpachos… en contraposición a aquellos alimentos calientes que obligan al cuerpo a generar más calor para digerirlos. Cenar grandes cantidades provoca también que el organismo se enfrente a digestiones pesadas y a un peor descanso. En la época estival es mejor evitar recetas que requieran horno, una elevada cocción o mucho picante. Por supuesto, no olvides tomar como mínimo dos litros de agua para combatir el calor.




VOLVER AL LISTADO