Consejos para tener un dormitorio perfecto y saludable

2018-11-26

El dormitorio perfecto es aquel que nos ayuda a conseguir un descanso placentero, reconfortable y saludable. Aquel espacio que nos hace olvidar los días demasiado largos, recargar las pilas al máximo y afrontar una nueva jornada con la mente bien despejada. En ello influyen aspectos como la decoración de la estancia, el ruido, las cortinas Bandalux y, por supuesto, el elemento estrella: la cama. Toma nota porque si no consigues descansar bien es fácil que alguno de los factores que te contamos sea el responsable. 

A continuación repasamos los principales aspectos que debes tener en cuenta para no alterar el ritmo del sueño. Comprueba si te acompañan cada noche y, sobre todo, incorpora aquellos que descubras que no forman parte de tu descanso diario. Ayudarás a tu mente y a tu cuerpo a sentirse con mucha más fuerza en cada despertar.

Una cama rígida y una almohada apropiada

El buen descanso y la cama van siempre unidos. Es conveniente que ésta sea rígida (lo que no significa que deba ser dura), contar con un colchón que absorba bien la transpiración y que permita una buena adaptación anatómica, y apoyarse en una almohada que mantenga la cabeza en una posición natural cuando cerramos los ojos.

La luz y las cortinas

Partimos de una premisa clara: cuanto más oscura esté la habitación mucho mejor será para dormir. La luz artificial interfiere en gran manera en la calidad del sueño, provocando que éste sea menos profundo y, en consecuencia, que estemos más predispuestos a despertarnos. Las cortinas oscurantes o blackout Bandalux permiten una oscuridad en la habitación clave para nuestro bienestar físico y psicológico.

Una temperatura que vele por nuestro sueño

Ni mucho frío ni mucho calor. Un descanso saludable se acompaña de una temperatura de entre los 18 y los 22 grados. Por debajo y por encima de este rango es más posible que se altere el ritmo del sueño con interrupciones. Lo ideal es que la humedad sea del 50% y 70%, teniendo en cuenta que un ambiente seco dificulta la respiración. La ventilación también es fundamental (basta con ventilar el cuarto 10 minutos cada día).

Aislar el ruido para evitar microdespertares

La contaminación acústica afecta directamente a la calidad del sueño, ya que provoca en nuestro cerebro pequeños microdespertares. Unas buenas ventanas son clave para aislar el ruido externo y para ayudarnos a conseguir un descanso regenerador.

Los teléfonos y los ordenadores apagados

Los dispositivos electrónicos como el ordenador, la televisión y el móvil interfieren en nuestro descanso. Son fuentes luminosas que inhiben la relajación de la melatonina o de las hormonas que regulan el ciclo del sueño. Así que mejor apagarlos o mantenerlos fuera de la habitación cuando llegue el momento de acostarse. Recomendable también que los cables, los enchufes… se sitúen lo más lejos posible de la cama para evitar campos electromagnéticos que impidan descansar plácidamente.

Decoración minimalista para habitaciones más relajantes

El orden y la armonía son clave para conseguir un buen descanso. Si los acompañamos de una decoración minimalista y tonos relajantes seguro que enmarcamos nuestro descanso en ambientes más cómodos y acogedores.




VOLVER AL LISTADO